1 de febrero de 2010

Re-encuentro, re-creación, re-confirmación= ...


Después de tres años de no estar en México y de lo que ello conllevo -diversos procesos internos y externos de mi persona y estadios en este país- el viaje anhelado se dio. Fue un viaje muy emotivo. La sensación de regresar a "casa" y ver a mi madre, hermano, familiares y amigos fue más allá de lo que unas cuantas palabras puedan demostrar.

Ver a mi madre y a mi hermano en el aeropuerto llevo a mi corazón a un punto máximo, sentí que me desvanecería, no exagero, es más, es la primera vez que algo así me sucede. Quizá está forma cultural de ser educado, de ver a la madre como parte de nuestro propio ser, hace que nuestros sentimientos sean exponenciados, cual fórmula matemática. O como dice Olivia que, a diferencia de los suecos, desde pequeños nos carga nuestra madre en su regazo, cerca del corazón, mientras que los escandinavos son puestos de inmediato en su carreola, una relación con los materiales sintéticos del mismo. Quizá eso explica lo difícil que es para estos eso de sociabilizar.

En este viaje me acompañó ST. Así que también fue una experiencia para él. Después de algunos días una compañera del colegio y su hermana, que también es mi amiga, nos alcanzaron por allá.

La ciudad luce distinta, desde mi perspectiva tanto que me sentí como un turista más. Por un lado veo que ha mejorado mucho y que puede haber esa esperanza de que va a ir mejor. Sin embargo, no todo es color de rosa. La pobreza, la marginación, los extremos son apabullantes y si no se hace nada esa esperanza de la que hablaba al principio puede esfumarse. Ese país de los contrastes, esas fuerzas encontradas, una ejemplificación clara de la escolástica ortodoxa. Ilustrando mi experiencia en terminos marxistas diría que la lucha de clases sigue y es más evidente hoy que nunca, salvo que una inmensa clase media -toque protestante- hace el quite para más o menos balancear la arena.

Así, puedp decir que éste viaje trajó un re-encuentro con mi pasado, recordatorio de quién es uno pero también fue el momento en el que uno se da cuenta de la re-creación y confirmación de lo que uno es ahora y hacia dónde va. Fue una sensación extraña y compleja de explicar. Uno se siente más mexicano pero también muy lejano de serlo. La India María suele decir que ni de aquí, ni de allá. Cómo explicarle a los tuyos el por qué de quitarse los zapatos antes de entrar a la casa, el de esperar "la eternidad" para ser atendido, haciendo una fila, el de no tener mucho lenguaje corporal, el de no soportar el ruido, ponerse al sol, disfrutar estar solo...

Hicimos muchas cosas, la verdad nos falto tiempo y tiempo, ahora, no tengo, por eso no profundizaré; pero lo que si tenía en claro lo puedo ejemplificar con una frase de Mecano: estoy loco por irme a ... Estocolmo, mi casa.

6 comentarios:

yomerarubio dijo...

Hola, me gusto tu blog, yo voy para dos anios en suecia apenas y ni para cuando visitar mexico, mi situacion economica es bastante mala, sin embargo he pensado que la experiencia puede resultar surrealista y llevarme a una gran montania de preguntas sin respuestas, no se.... como de twilight zone o algo asi ...jeje, muy acertado tu comentario sobre las mamas suecas y las mexicanas.
Saludos desde Örebro

coyntha dijo...

Hola comadre!! Ya tenia tiempo sin leerte y que gusto me da.
Me siento totalmente identificada con tu sentir.Me pasa lo mismo cuando voy a Mexico.
Si, se siente uno mas mexicano...se siente padre de donde venimos y mas orgullosos de nuestro pais estamos y de nuestra raices.
La mama es la clave de todo, la verdad. El ver a tu familia de nuevo te da energia de amor familiar para continuar.
A mi me costó 3 años decir que me iba a casa!!
Mi casa = en Åtvidaberg, Suecia.
Chistoso no? Los primeros años decia: mi casa, y me referia a la de Guad. Despues ya no.
MI casa, mi hogar es en la que vivo con mis hijos y mi marido.
Todo cambia, para bien.
No nos queda que ser felices en donde elegimos estar.
Te mando mil besos. Espero que nos veamos pronto.
Por cierto, que impresion tuvo ST de nuestro pais?

Besitos :D

fabibarria dijo...

Que lindo todo lo que viviste!!!

Ogirdor dijo...

Yomerarubio: no sé qué decirte, cada situación es distinta pero puedo identificarme contigo a través de esa "mala raacha" económica que; sin embargo, puede estar superada por una buena relación o una alegría o paz interna. Yo viví así un buen tiempo en Suecia pero llego un día que me cansé de ello y me pusé a pensar positivo, cambié mi actitud y rutinas y me llevo eso a otro camino. Yo sólo quiero pasarte un poquito de buena vibra, ningún tipo de valoración, pues como dije, cada caso es distinto. Sólo ánimo; pa´lanta, pa´lante, pa´lante.
Coynthia, pues así es. Yo antes de salir a México me la pasé diciendo que quería ir ya a casa, refiriéndome a México, D.F. a tal grado que ST se molestó, pues dijo, Faaan, här, Sverige är hemma, så lägg av!
Lo cierto es que después de mis vacaciones en México y de que los últimos días de mi estadia se acercaban, mi sentimiento por regresar a casa se incrementaba, Suecia.
ST quedó maravillado con México, los contrastes sobre todo... esa es una charla de café porque hay mucho que contar.
Fabi... debo confesar que te había leído pero no dejado comentario en tu blog. Yo creo que si uno cree que Suecia es diferente para un mexicano, no puedo consevir lo que es China. Un abrazo.

maga dijo...

Ahh mi Ró, tienes mucha razón y al final del díanuestra casa está acá, y es un sentimeinto muy raro porque se extraña Estocolmo, Malmö...tus cosas, tu rutina... pero al mismo tiempo valoramos loque tenemos en México, la familia, no se si se incremente el orgullo mexicano...al menos no ha sido en mi caso...*sí, dénme unos cocos* porque entonces no estaría ya acá. Qué bueno que regresaste, que tu actitud cambió y ahora todo va viento en popa, con grandes cosas que te siguen esperando en tu casa = Suecia.

APAPACHOS!

Risacu dijo...

Bienvenido a casa. Espero que tus vacaciones hayan sido maravillosas.
Un abrazo y nos platicamos pronto :)